¿Qué son los Errores Refractivos?

Los errores refractivos son irregularidades oculares muy comunes que impiden que el ojo pueda enfocar claramente las imágenes. Los síntomas principales son: visión borrosa, picazón, una sensación tensa en los ojos y, como efecto secundario, se puede presentar dolor de cabeza debido al sobre esfuerzo continuo del ojo.


Vamos a hablar de estas irregularidades y sus características:


La miopía: dificultad para enfocar objetos distantes

Se presenta cuando los elementos refractivos del ojo tienen mayor poder ó el tamaño del ojo es más grande. Esto provoca que el ojo enfoque las imágenes por delante de la retina, de manera que las personas ven bien objetos cercanos pero no los lejanos.

La miopía moderada a alta se asocia a una mayor predisposición de desprendimiento de retina, por lo cual es conveniente que al tener este padecimiento realices periódicamente una revisión de fondo con tu oftalmólogo.


La hipermetropía: dificultad para enfocar objetos cercanos

Tiene el poder de enfoque del ojo demasiado débil ó el tamaño del ojo es más pequeño. Esto provoca que el ojo enfoque las imágenes por detrás de la retina, causando dificultad para enfocar los objetos más cercanos.

Las personas jóvenes pueden compensar en cierto grado este problema gracias a que el cristalino puede cambiar su forma y a medida que van creciendo notan la necesidad de usar anteojos para enfocar objetos cercanos y lejanos.


El astigmatismo: visión distorsionada

Está causado por una forma irregular de la superficie del ojo. Esto causa una visión distorsionada en todas las distancias y a menudo se presenta acompañado de miopía o hipermetropía.


Presbicia o vista cansada: proceso natural de envejecimiento del cristalino

Rumbo a la edad madura, al cristalino ya no le es posible cambiar su forma lo suficiente como para proporcionar una imagen clara de los efectos cercanos.

La mayoría de los pacientes inician con la dificultad de ver objetos cercanos e inclusive con la lectura al rededor de los 40 o 45 años.


Estas irregularidades se pueden corregir con anteojos o lentes de contacto, existe también la opción de un procedimiento quirúrgico pero este dependerá de varios factores, entre ellos la graduación, la edad y características del ojo de cada persona.

38 vistas

Entradas Recientes

Ver todo