¿Debo usar lentes con filtro para la luz azul?






¿Debo usar lentes con filtro para luz azul cuando trabajo frente a la computadora?


La pandemia ha cambiado nuestra rutina de vida en varios aspectos, uno de ellos es el uso prolongado de dispositivos electrónicos popularizando la compra de lentes con filtro para la luz azul, en la búsqueda de alternativas para disminuir la fatiga que esta actividad provoca.


El color azul, caracterizado por una longitud de onda corta, forma parte del espectro de luz que es visible para el ojo humano. Los monitores de aparatos electrónicos, focos y, principalmente la luz del sol, son fuentes de iluminación con tales características. Está documentado que otras longitudes de onda, imperceptibles al ojo humano, como las de la luz ultravioleta, se relacionan con algunas patologías oculares como los pterigiones, cataratas o la degeneración macular; sin embargo, no hay estudios suficientes para demostrar que la luz azul provoque algún daño específico en los ojos.


Por otro lado, la luz azul está relacionada con la regulación del ciclo circadiano. Al percibirla, disminuye la producción de una hormona llamada melatonina, conocida también como la hormona del sueño. Existe evidencia que el uso del celular o la computadora cercano a la hora de dormir puede disminuir la calidad del sueño y el estado de alerta por las mañanas. En este caso, los lentes con filtro a la luz azul pueden disminuir parcialmente estos efectos. Sin embargo, también existen otras medidas que pueden ayudar como la suspensión del uso de los dispositivos por lo menos 2 horas antes de ir a dormir, activar la función “Night Shift” o “Filtro azul” que cambia automáticamente a colores más cálidos las pantallas al anochecer o utilizar las modalidades de fondo negro que ofrecen también algunos dispositivos electrónicos.


Un estudio publicado recientemente concluyó que los lentes con filtro a la luz azul no modifican los síntomas de fatiga ocular al usar la computadora. Para aminorarlos, existen varios métodos que se pueden implementar como el ajuste del brillo y contraste en el monitor, eliminar los reflejos, tomar pausas frecuentes, uso de gotas lubricantes, así como mantener una distancia y postura adecuadas frente a la computadora.

Finalmente, es importante considerar que, si estas medidas no funcionan, puede ser necesario algún tratamiento más específico como el uso de una graduación.


Foto: unsplash.com/

7 vistas

Entradas Recientes

Ver todo